“He saved me, in every way a person can be saved”

Empiezo el post con esta frase de Titanic, que pronuncia Rose respecto a Jack.

Hoy quiero escribir sobre ti, y sobre por qué te dedico esta frase de película.
Sin ningún tipo de melancolía, ni tan siquiera añoranza. A veces también me es posible escribir cosas en frío, y sólo necesitar plasmarlas en unas líneas porque dentro están gritando.
Escribo sobre ti para darte las gracias, para soltar “gracias” al aire y que te llegue de una forma u otra, porque este escrito no lo voy a difundir, se va a quedar aquí escrito, como quién mete un mensaje en una botella y lo suelta al mar, sabiendo que alguien algún día lo leerá pero sin importar cuándo ni quién.
Escribo porque me cambiaste la vida. Y sí, también lo admito, todas las personas que han pasado por mi vida me la han cambiado. En mayor o menor medida, de una forma u otra, pero lo han hecho. Sin embargo, tú me hiciste uno de los cambios definitivos. Uno de estos cambios que no duran el tiempo que dura la relación. Es decir, uno de los cambios más importantes. A veces lo pienso y me acompleja muchísimo pensar que yo no haya sido capaz de aportarte ni una décima parte de lo que me has aportado tú. Me siento mínima. Pero esto no es de lo que vengo a hablar. Vengo a hablar de todo lo que me aportaste para hacerme mayúscula, vengo a hablar de lo único que se habla cuando una ruptura se supera: de lo bueno.

Me hiciste valiente. Me enseñaste a afrontar de cara las adversidades y, lo que es más importante, hasta a darles un abrazo. Me hiciste entender el significado, como quién dice, de vuestra frase “e se chove, que chova”. Y con una sonrisa. Bien grande. Siempre.

Me enseñaste a ver la cara real de las cosas: esto es así, y es la realidad, no busques otra, que no la hay. Y a partir de ahí moldearla de tal manera y con tal arte de ser capaz de amar la realidad y lo que ésta nos brinda.
Me enseñaste a amar los pequeños momentos y a saber sacarle la mayor admiración del mundo hasta al bocado de una magdalena.

Me enseñaste que se puede vivir en el Olimpo en la mismísima Tierra. Me enseñaste que se puede ser un Dios cuando todos se limitan a ser mortales, porque de mortal tampoco se está tan mal… Pero es que de Dios se está de la hostia, y siempre hay que ir a por más.
Me enseñaste a volcarme en lo que hago, porque “de facer as cousas, facelas ben” (de hacer las cosas, hacerlas bien). Me enseñaste que hacer algo de manera regular es no hacer nada. Es perder el tiempo. Que la vida es un diamante en bruto y hay que sacarle brillo y darle forma.

Me enseñaste que la crítica de las personas puede llegar a ser un tesoro, y me lo enseñaste siendo paciente y elegante hasta en frente de esas personas que parece que sólo ocupan su lugar en el mundo para criticar y para hundirte (entonces en su momento yo intenté enseñarte que lo hacen porque no saben escribir o decir palabras como las que te estoy dedicando, y la gente cuando admira a alguien sólo puede tomar dos caminos: envidiar o tomar ejemplo). Lástima que mucha gente opte por el primer camino, qué gente más pobre de corazón.
Y repito, ser elegante ante críticas (muchas sin fundamento) es algo digno de envidiar. Yo intentaré tomar ejemplo.

Me enseñaste a dar tanto, tanto de uno mismo, que hasta se puede dar de sí. Me enseñaste a comprometerme a decir “Sí, claro que puedo hacerlo” antes de pensar si puedo o no. Me enseñaste a meterme en el marrón de prometer que sí puedo para tener la obligación de aprender a hacerlo.
Ser consciente de que me has enseñado esto me provoca un nudo en la garganta. Es la sensación de la fortuna en el cuerpo. Y tener ganas de llorar de orgullo.

Me enseñaste a amar y sentir devoción por la aventura por encima de todo. Por-encima-de-todo. La aventura nos mantiene vivos, y eso es lo que más me diste: vida. Mis padres nunca te perdonarán por ello, aunque en realidad en el fondo saben que es lo que me hace feliz, y por eso nuestros padres lo respetan, porque tienen el superpoder de aguantar todo el sufrimiento que sea necesario con tal de ver a sus hijos sonreír. Mucha suerte la nuestra, tener padres tan increíbles.

Me enseñaste a perder por completo la noción del tiempo: de los días y de las horas. A comer porque se tiene hambre, a dormir porque se tiene sueño, a soñar porque estamos despiertos, a morirnos de vida. Me enseñaste a hacer del tiempo mucho más que una medida. Me enseñaste que el tiempo es, única y exclusivamente, aquello que nosotros hacemos en un espacio determinado. Eso es tiempo: acciones, y no minutos.

Me enseñaste a buscar oportunidades de negocio incluso donde otros sólo ven una piedra. Me enseñaste a hacer del trabajo una diversión. A centrifugar mi mente de tal manera que la gente adulta llegue a decir “de mayor quiero ser como tú”.

Me enseñaste a ser una ilusa, probablemente, y a ser una “somniatruites” como decimos en Mallorca, pero me da igual. Lo que tengo claro es que las personas que no son ilusas no imaginan más de la cuenta, y antes de “hacer” hay que imaginar. Y lo que tengo claro es que no llegaré donde quiero llegar si antes no me lo he imaginado. Así que gracias, porque de tantas y tantas cosas que has provocado que imagine, llegaré por lo menos a unas cuantas. Y créeme, me será suficiente.
Serán muchas más de las que conseguiría si no hubiese imaginado tanto.

Me enseñaste que cambiar de opinión es algo sano y necesario, y me enseñaste que esto se hace escuchando a las personas y analizando lo que dicen para valorar un cambio en nuestro pensamiento, que siempre es positivo. Que lo que no se airea, se pudre. Me enseñaste que se puede escuchar con atención incluso a quién menos deseas oír.

Me enseñaste que ante TODO se puede hacer ALGO, incluso ante lo que no hay nada que hacer: porque se puede aceptar y actuar elegantemente. Incluso ante la adversidad, el deterioro y fin de nuestra relación, me enseñaste que se pueden poner las cosas fáciles cuando todo esta terriblemente difícil. Me enseñaste que se pueden tirar pétalos de rosa en un camino de espinas. Me enseñaste que se puede sonreír en la oscuridad. Es decir: a sonreír exclusivamente para uno mismo.

Me enseñaste hasta el último día de nuestra relación. Me enseñaste todos los días. Me enseñaste incluso antes de tener una relación. Me enseñaste y espero que me enseñes siempre.
Porque, por encima de todas las cosas que he dicho, y todas las que seguro que me dejo, me enseñaste que estamos aquí porque nos han dado un regalo increíble, maravilloso, con mil y una oportunidades, con un abanico de experiencias, un patio de recreo. Un regalo que es la vida. Y nos lo han dado, y no nos lo volverán a dar. Y me enseñaste a ver que aún con ésas hay gente capaz de no aprovecharlo al máximo. No sé en qué estarán pensando, pero en que sólo vivirán una vez desde luego que no.
Me salvaste, en todos los aspectos que alguien puede ser salvado.
Porque sólo se vive una vez, pero si se vive bien, una vez es suficiente.

Gracias Rubén.

La lista interminable de lo que quiero para Navidad

…más o menos para las siguientes 5 Navidades. Y para cumpleaños, por qué no. Hay que distribuir la lista.

Soupa, Anselmo, pápa, nonna, abuelos, familia, amigos… Ahí va. Mejor que una lista de regalos de boda. Mejor. Mejor que un gol en el descuento, que el peso de las mantas las noches de invierno… (creo que esto es plagio: Facto Delafé – Mejor. Temazo.)

Bueno. Me dejo de rollos. Empiezo. ¡Apunten!

Camiseta de 1991inc estampado de flamencos… Me robó el corazón cuando la vi. Me gustaría tener uno como mascota, pero de momento me conformo con la camiseta:

La encontrarás aquí: http://1991inc.com/flamingo-shirt

Camiseta de Just Hype… Me flipa el rollo baseball con las florecillas.

La encontrarás aquí: http://hypeclothinguk.bigcartel.com/product/hype-floral-baseball-tee

Frida Daft Punk sweater… Sin palabras

La encontrarás aquí: http://www.polyvore.com/frida_daft_punk_sweater/thing?id=86110236

Pizza slut sweater… Los que me conocéis sabéis mi devoción por las sudaderas y la pizza. Imaginad las dos cosas juntas.

La encontraréis aquí: http://1991inc.com/pizza-slut-sweater

Watermelon sweater… Una sudadera muy veraniega. Porque los extremos mezclados también molan.

La encontraréis aquí: http://1991inc.com/watermelon-sweater-500

Flower Garden sweater… A la nonna le encantará.

La encontraréis aquí: http://1991inc.com/flower-garden-sweater-497

Nike Vandal High Supreme Silver… Si las encontráis (las de la foto), y en mi talla (37.5), sois unos auténticos cracks.

Unas Buffalo de serpiente… Mitad oxford mitad deportiva. Lo típico que me enamoré perdidamente de ellas en una tienda y no he sido capaz de encontrar qué modelo son ni cómo se llaman. Lo mismo que te pasa con los enamoramientos en el Metro. Pero de las zapas por lo menos tengo foto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Moderna de Pueblo. Crack. Jefa. Me leí sus libros en dos tardes (me los prestó una amiga) y quiero tenerlos en mi estantería, como hago con todos los libros y CDs que de verdad me gustan. Me enamoraron porque reflejan a la perfección la fauna que habitó en Madrid mientras yo la habité también. Un bonito recuerdo de mi juventud y de cómo vivíamos esta fauna que somos todos: los modernos hipsters. Quiero Soy de Pueblo.

Risto Mejide. Para mí, un referente en la comunicación actual. El jefe de la marca personal. Hace con nosotros lo que quiere. Sólo me falta No busques trabajo 

     

Corbata de bolo. Me encantan. No sé dónde encontrarlas que no sea por Internet.

Nike Blazer. Venga, otro clásico. Why not. 

Corda Life sandals. Además, apoyas una causa benéfica. Hace varios veranos que las persigo.

corda sandals

Las encontrarás aquí: http://www.gearbacker.com/featured-gear/corda-sandals/

Sandalias Arizona de Birkenstock. Venga… un clasiquito más. Aunque mi madre las odie. Lo siento, mamá. (Ella las llama las Guten Tag, porque las llevan los alemanes con calcetines blancos).

Imagen 1 de Sandalias Arizona de Birkenstock

Las encontrarás aquí: http://www.birkenstock.com/collection-en-category-classic.htm#close

Bruno Mars. No puedo ser más fan. Mi artista contemporáneo favorito. He ido a verle a Marsella… pero no tengo ningún CD suyo. Fatal. Error. Mal. Caca. Cualquiera de los dos que ha sacado. Insisto: NO tengo NINGÚN CD suyo.

    

Un saxo. Sí, quiero un saxo. Esto va para los que no trabajáis como becarios.

Chanel Chance Eau Tendre.

Dior Addict: Delice, Fraiche o Mchawl. Todas me gustan. Podéis elegir qué aroma me pega más.

Gafas Wolfnoir Balto Caroise Silver. Por primera vez doy el paso: salgo del mundo RayBan.

Balto - Caroise Silver

Las podéis encontrar aquí: http://wolfnoir.com/products/balto-caroise-silver

Para una de las cosas que me hace más feliz: bucear. Un ordenador. Aún no he decidido cuál. Mares Scubapro. Interesados en este regalo (tampoco apto para becarios) hacédmelo saber y me informo bien sobre cuál quiero 😉 (el de la foto es el Meridian Scubapro, que no está nada mal).

http://www.cascoantiguo.com/es/p4485/ordenador-meridian

Para los más románticos: un braco de weimar. Sí, hace mucho que lo quiero. Tengo tres gatos en casa, dos de ellos adoptados, y quiero mucho este perro (que se llamará Tuk).

Nike Stefan Janoski Crystal Mint. Un clásico para patinar. Un must.

Las encontraréis aquí: http://www.lostartshop.co.uk/shop/stefan-janoski-crystal-mint.html

Hublot Classic. Tú, millonario que estés leyendo este artículo. Sí, tú. A ti te estoy pidiendo este regalo.

Sr. Millonario, lo encontrarás aquí: http://www.chrono24.es/hublot/classic–id2674264.htm?manufacturerIds=118&models=200&picnum=0&tab=pics&urlSubpath=%2Fhublot%2Fprecio-de-relojes-classic–mod200-new.htm&usedOrNew=new o en cualquier relojería/joyería de alto standing…

Vans Golden Brown Old Skool. Me van los clásicos por lo visto.

Las encontrarás aquí: http://www.pacificboarder.com/vans-classics-2014-golden-coast-old-skool-shoes-golden-brown-blue-shadow-mens

Socketines, Pacific and Co, Sockaholic y Happy Socks. Cualquier modelo de cualquier marca (preferiblemente Socketines o Pacific and Co que así apoyamos la manufactura española). Los que me conocéis sabéis que, aparte de las sudaderas, me pierden los calcetines. ¡Aquí está la solución definitiva!*

*regalo muy apto para becarios

Los encontraréis aquí: http://www.happysocks.com/es/http://www.socketines.com/  y  http://sockaholic.com/es/

Parece mentira, pero… ¡¡¡parece que aquí termina la lista!!! (Seguro que me dejo mil cosas… ya iré añadiendo. Es la típica lista que estará aquí siempre y que podéis consultar siempre que lo necesitéis)

Pero, sobre todo… ¡MIL GRACIAS DE ANTEBRAZO!*

*aunque sólo sea por haberos tomado la molestia de leer esta soberana torrada.